Messages to four Seers – Roman Order – 30 April 2020

Message from Our Lord Jesus Christ, of the Holy Virgin Mary, from St. Peter and St. Louis King of France given the four seers: Mary, Catalina, Pedro and Isidro

[Google Translation from Spanish to English]

April 30, 2020

Today we are gathered at the request of the Holy Virgin Mary. Remember, on 23 April, you asked us to meet to pray for the Holy Church, for Our Pope Petrus Romanus, for France and His King, for the Mission that entrusted us.

You

Our day was beautiful. We pray the Holy Rosario. He was encouraged by young children in the Community. We’ve been in procession of Our Lady, we’d prepared a prayer for her at the foot of the mountain. When we got to the hall, we saw 4 Angels. They were magnificent. His wings were an immaculate target. They had in their heads beautiful crowns of white and yellow flowers, intertwined with olive branches. Her hair was blond and her dresses were white and golden. At the bottom of his robe, there were weapons shields. The angels sang with us. As Our Lady requested, the André and David Brothers of the Monastery placed the Statue of Our Lady in the Oratorium.

When the statue was deposited, we had our secret signs. We prayed to our Protector St. Michael Archangel and saw him come near us with a Great Army. A carpet of yellow and white flowers formed under them. There was a big procession behind the Army. A crowd of saints came forward and placed on both sides of the carpet. After the saints, I saw little angels moving forward with baskets on their hands. There were 12 in total.

The little angels started stealing and throwing the flowers in their basket because our Senora was moving forward.

Feet placed on a beautiful cloud, Our Lady was beautiful. She was smiling. Her dress was very clear blue with white roses. His coat was real blue. On his head there was a crown of gold, a very beautiful crown with precious stones. Our Lady brought the Child Jesus and He held in his hand a very beautiful lily. The Child Jesus was dressed in the same colors as Our Lady. His robe was light blue and his robe blue. His face was full of sweetness. He turned to Our Lady. He asked him to leave. Obedient, Our Lady placed Child Jesus in the cloud. He headed towards us and he waved us. A ray of light came out of His Heart and wrapped Catalina. She signed herself.

Catalina: In the name of the Father, and of the Son and of the Holy Ghost. Amen

I salute you, my daughter, my daughter. I’m so happy to be able to address my children through you.

My dear sons of the earth, I salute you all.

On this day, my dear little ones, I came to approach you easily. I’m here to call you at the conversion. You have to change your hearts. You must regret your sins. You have to improve the world is currently under divine justice. Why are you still hearts? Why are there still reluctant hearts to my holy petitions? Why does my people who are devoted to persist and persist in their pride? Suit yourself, obey me, obey my Holy Mother I send you to. Why, my dear little ones? Why do you have a hard, reluctant heart? The Times you’re going through isn’t enough for you to be proud of your heart and change your mind? You persist in your state of doom. No, my children, no! You must accept my plans. You must accept the people I choose. The souls I trust Missions are the ones I give you. There can be no others. My children have suffered a lot, and my son still suffers. Why refuse? He has shown you his faith, his courage, his faith. You mustn’t be fooled by what has been said! My son is pure, it’s true.

You must know how to recognize your mistakes and keep quiet. I appeal to conversion. My call is urgent. It is important that everyone radically change their way of acting and thinking. Stop having doubts. Why doubt this reborn mission? It’s my Heart’s gift to bring you the Victoria. You’ve all been humiliated, rejected, forgotten, trampled because of your faith. I bring you the Victoria through this Roman Order of Mother Redemptor. My kids work hard for my Pedro II and for my long-awaited king. When will you understand that you must let Mother guide you? You can’t decide, you have to accept and walk along with others.

My children, go back to being small and humble little children again I am the holy child Jesus. I want you to always stay small, always small. I love you, don’t forget, I hope of each of you an act of faith, an act of surrender. Dare to be available, get out of your fears. My redeeming mother is just love and goodness. She’s the best of mothers.

I love you.

After these words, the Holy Child Jesus conferred a secret to Catalina, blessed her, then started growing up and becoming a man. He takes a Golden Throne from Los Angeles and Our Lord went to sit there. The 12 little angels threw shine on Jesus Pass. He was handsome, majestic. We saw him glowing.

The lightning, which had come out of the Heart of Jesus and had penetrated Catalina’s heart, has vanished. Another beam was formed from the Heart of Our Lady and touched Isidro’s Heart. When the lightning hit him, a blue light invaded him. These clothes have changed. And they put a golden cape on his shoulders. One of the 12 Angels brought him a sword and another gave him a shield.

Our Lady raised her hand and Isidro signed.

In the name of the Father and the Son and the Holy Ghost.

My son, I salute you. Thank you for your loyalty and dedication.

Through you, I salute my Pedro II, the Roman.

I salute my son, the superior general of the order of the redemptor mother.

I salute my bishops and all my consecrated children.

I salute all my children.

My dear children, thank you for your prayers and your songs. The love you have for me is great. You must continue to offer prayers for the Holy Church, for My Pedro II, for My King.

Month Petits de la Terre, around My Stone II has begun to form a circle, but this one is too small, too small. Where are my little ones? Where are you? What are you afraid of? My Peter II will be acclaimed by the people, not in a conclave as it is currently done! In the past, it was the people who claimed the name of the potatoes. For my Pedro II, it will be like this. But, my children, there are still very few, very few. Time is pressing, time has accelerated. I have to save all my children. I don’t want to lose any, yeah, none. You’re all loved to my eyes. My pope is waiting for your support, he’s waiting for the faithful of the Church to rise and stick to the Mission. My children, Mother Redeemer’s Roman order is the order I gave you as a reference. Follow him, join him. During my last coming, I told you to pray a lot, because I wanted your heart to be ready to hear these words I’m telling you today. The Roman Order of Mother Redemptor is the one that will bring Victoria to My Pedro II. This Order rose and headed for Victoria. Drive to Pedro II and the Great Monarch to his destiny. The road opens. Will you be there? Would you like to be part of this great romanist assembly? Some of my kids have already taken the step. They’re associated with my general superior. You understand the importance of this Order and obey my call.

I’m relaunching this call again. You must join this Order. Romanists will sing the name of My Pedro II at the time chosen by God. But they must be numerous, very many, very many. You’re not enough yet. The number of romanists is too small. You must decide for My Holy Triumph, for the Victoria of good over evil.

You’ve entered the predicted times. This whole thing had to happen. Just as will the acclamation of My Pedro II and My Great Monarch be achieved. Make up your mind, it’s time to act.

Our Lady looked at Isidro, she asked him to stand up. The latter was always wrapped in blue light. He went to take a lily that was in front of our Lady’s statue, in the hall, then showed it to Our Lady, as she asked. Isidro kneels again. Our Lady came up and kissed the Lys. She asked Isidro to keep this lily until she met the Monarch.

Our Lady spoke again.

My children, my dear little ones, my father has given a very important message through the Superior General of the Roman Order of Mother Redemptor. You have to keep that in mind.

God chose this soul to lead the ship of Mother Redeemer’s Roman Order, in which my chosen are my chosen. He’s a prophet of the past. The mission you have to accomplish is very good. He has always supported the Mission of My Pedro II, and has not failed in His post. I’m the one who led him and I’m still the one who leads him today. The souls around him support him and defend him. Too many people wanted to defame him and discredit him, and My Heart is sad about the questions about it. He’s obedient and he only does as I ask. He suffers for My Pedro II. Remember what I told you before. The Superior General of the Roman Order of Mother Redemptor has a very large mission to accomplish. You must join him. It’ll help you a lot in the future. The Father chose him to help him overcome the tests of the past. Don’t turn him down, don’t turn me down through him. He is obedient and his heart is full of love, the love of God. I have put in your heart many projects for the Holy Church, for my Communities, for the Mission. Support the Order I entrusted to you. It is this Order that will lead to the so-expected Victoria.

When Our Lady spoke the word Victoria, in Her Heart we saw a very beautiful chapel. She told us she was the Chapel of the Higher General of Mother Redemptor’s Roman Order. There were a lot of flowers in the chapel. A lot of people were there. They sang and prayed. Our Lady smiled when she saw him. And we saw tears fall from his face. That’s when a rain of rose petals fell on the Chapel, and lights of all colors, coming out of Notre Dame’s Heart, wrapped the Chapel. Among these souls were a cardinal, bishops and priests.

Our Lady continued: Soon, very soon, in this Chapel, a Great Miracle, a great sign will be given. Many of you will come to see this miracle. No one can deny the Truth of the Mission that I have entrusted to My Son. You’ll see and fill yourself with joy. My dear children, I called them I chose you. Stay faithful and you will see the miracles of God. Join my Marian Order, don’t hesitate.

Soon My Little Son, the souls of this Order, chosen by My Heart, will go to the Vatican and meet the Cardinal (In pectore) who supports the Mission. They’ll send you a file on the Mission. They will also hand over the Application for the Last Dogma Mariano Proclamation, as well as all the signatures that have been delivered.

Today, my children, I ask you to mobilize so that the largest number of signatures are handed over to the Roman Order of Mother Redemptor. This is very important if you say you love Jesus, love My heart, you must support the Proclamation of this Dogma, because it is My Holy Application.

Don’t you want my victory? Don’t you want to try the fruits you deserved for your suffering? What are you afraid of? Let the joy fill your hearts. I want hearts full of joy. I don’t want hearts that are reluctant anymore; it’s meeting time. Where are my faithful, my devotees? Sal, show yourself contributing. Everyone who left comes back. I’ll wait with your arms open. The mission is resumed.

Take this time that has given you time to reflect, ask the right questions. You have to make the right decisions.

My children, I’ll wait for you in my chapel. Pray and offer this Order I built thanks to you, to your suffering. Fruit is nice. Come and try it.

My children, now St. Peter Apostol and St. Louis are heading for you.

I love you and bless you

In the name of the Father and the Son and the Holy Ghost. Amen

We saw St. Peter and St. Louis Roi de France approaching us. Saint Peter is placed on the right of Our Lady, and St. Louis on his left. St. Peter held the two keys. He also held a very beautiful framework in which there is a very beautiful picture of Pedro II. St. Louis was holding a very white Lily, and also a frame identical to St. Peter’s. In this frame, there was a picture of a handsome young man. We understood that he was the King of France that many souls expect.

A beam of light came to Peter’s heart. This came from St. Peter’s.

Peter signed himself: in the name of the Father and the Son and the Holy Ghost. Amen.

St. Peter:

My son, my little Peter, I salute you. I told you I’d come back and see the face of My Sucesor, the one chosen by God.

I want to talk to you now, Peter II. I salute you today to bring you words of breath. I saw your tears, your suffering. I felt everything in my heart. I’ve always been with you. I didn’t abandon you, even when the others left. I stayed with you and I walked you along the path full of pain. My son, my beloved, the Church needs you. You see, Roman Curia is divided. Modernism devoures a little more every day, my children. Many are lost. Many are still allowed to enlist in beautiful words, while the disacralization is in progress. My son, all my people who are devoted to being together must be united and work together. I have to have every one of them. Everyone will have a mission to accomplish. Everyone must remain strong and persevere.

My son, forward trusted. I stand by your side. A lot of people believe. Many will join the Roman order of Mother Redemptor. Everything, no exception.

Bless you, my Pedro II, My Angular Stone.

In the name of the Father and the Son, and of the Holy Ghost. Amen.

St. Peter placed the two keys in Peter the Romano’s heart. The lightning that linked St. Peter with Pedro is gone. St. Louis then look at little Maria. He smiles at her and she’s amazed.

It is then when a white lily leaves Saint Louis’s heart and touches Mary’s heart. His heart is full of light.

My little Maria, my sweet little Maria. It’s so nice to see you in prayer. Thank you for the flowers you put near my statue today. I like your innocence. Keep small, always be happy.

I brought you a present. I brought you a flower. This flower represents the king of France. Like you, he’s pure and innocent. He has a child’s heart. My king is white and pure. You know my children, the Great Monarch has a great mission. You must save France, which has been seduced by Satan. From now on, it’s up to My Chosen Son, My Monarch, to save her. You have to support him on his mission.

In the past, I said so too. The Mission of Pierre II and also Du Roi de France are inseparable. Pray for Pedro II and the Great Monarch. The enemy wants his loss. Pray, pray for them.

For those who don’t know, know that Mother Redeemer’s Roman Order will also help the Great Monarch. A lot of surprises are waiting for you. Keep praying. Continue to offer your sacrifices for the success of the Mission. It’s very important.

My little Maria, now I must return to heaven. I depose in your heart the lily I have. He represents the king. My king, the Great Monarch is the most beautiful lily of all French royalty.

See you soon, Maria. Bless you: in the name of the Father and the Son and the Holy Ghost. Amen

St. Louis deposited into Maria le Lys’ heart what was in her hand. The light that wrapped Maria has vanished.

Our dear little ones, we hope our arrival has comforted them.

We want your good, your salvation. Answer the calls we made to you.

My dear children, kneel down, my son Jesus gives you his blessing.

In the name of the Father and the Son and the Holy Ghost. Amen

We love you kids, we’ll see you soon.

After we greeted, the Heavenly Procession resumed. The 12 little angels left first. Then followed the countless crowd of saints, with St. Louis and St. Peter. Our Lady Ella followed the saints, too. Our Lord before the Procession looked at us. He opened his hands and we saw a little angel. He waved at us. His name was Saint Amor Dei, he told us. Then Our Lord joined the Procession. St. Michael and his army closed the procession. Everybody’s gone. Then it all disappeared.

——

[Original Spanish]

Mensaje de Nuestro Señor Jesucristo, de la Santísima Virgen María, de San Pedro y San Luis Rey de Francia dado a los cuatro videntes: María, Catalina, Pedro e Isidro

30 de abril de 2020

Hoy estamos reunidos a pedido de la Santísima Virgen María. Recuerde, el 23 de abril, nos pidió que nos reuniéramos para rezar por la Santa Iglesia, por Nuestro Papa Petrus Romanus, por Francia y Su Rey, por la Misión que nos confió.

Nuestro día fue hermoso. Rezamos el Santísimo Rosario. Fue animado por los niños pequeños de la Comunidad. Llevamos en procesión de Nuestra Senora Habíamos preparado un oratorio para ella al pie de la montaña. Cuando llegamos al oratorio, vimos 4 Ángeles. Eran magníficos. Sus alas eran de un blanco inmaculado. Tenían en sus cabezas hermosas coronas de flores blancas y amarillas, entrelazadas con ramas de olivo. Su cabello era rubio y sus vestidos eran blancos y dorados. En la parte inferior de su túnica, había escudos de armas. Los ángeles cantaron con nosotros. Como Nuestra Señora solicitó, los Hermanos André y David del Monasterio colocaron la Estatua de Nuestra Señora en el oratorio.

Cuando se depositó la estatua, teníamos nuestros signos secretos. Oramos a nuestro Protector San Miguel Arcángel y lo vimos acercarse a nosotros con un Gran Ejército. Una alfombra de flores amarillas y blancas se formó debajo de ellas. Hubo una gran procesión detrás del Ejército. Una multitud de santos se adelantó y se colocó a ambos lados de la alfombra. Después de los santos, vi pequeños ángeles avanzando con canastas en sus manos. Había doce en total.

Los angelitos comenzaron a robar y tirar las flores que estaban en su cesta porque Nuestra Senora estaba avanzando.

Pies colocados en una hermosa nube, Nuestra Senora era hermosa. Ella estaba sonriendo. Su vestido era de un azul muy claro con rosas blancas. Su abrigo era azul real. Sobre su cabeza había una corona de oro, una corona muy hermosa con piedras preciosas. Nuestra Señora llevó al Niño Jesús y Él sostenía en su Mano un lirio muy hermoso. El Niño Jesús estaba vestido con los mismos colores de Nuestra Señora. Su túnica era azul claro y su abrigo azul real. Su rostro estaba lleno de dulzura. Se giró hacia Nuestra Senora. Le pidió que lo dejara. Obediente, Nuestra Señora colocó al Niño Jesús en la nube. Se dirigió hacia nosotros y nos saludó. Un rayo de luz salió de Su Corazón y envolvió a Catalina. Ella se firmó a sí misma.

Catalina: En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

Te saludo, hija mía, hija mía. Qué feliz estoy de poder dirigirme a Mis hijos a través de ustedes.

Mis queridos hijos de la tierra, los saludo a todos.

En este día, queridos pequeños, he venido a acercarme a ustedes con facilidad. Vengo a llamarte a la conversión. Tienes que cambiar los corazones. Debes arrepentirte de tus pecados. Tienes que mejorar El mundo está actualmente bajo justicia divina. ¿Por qué aún corazones duros? ¿Por qué todavía hay corazones renuentes ante Mis santas peticiones? ¿Por qué mi pueblo consagrado quiere persistir y persistir en su orgullo? Sométete, obedéceme, obedece a Mi Santísima Madre a la que te envío. ¿Por qué, mis queridos pequeños? ¿Por qué tienes un corazón duro y reacio? ¿El Times por el que estás pasando no es suficiente para que te enorgullezcas de tu corazón y cambies tu forma de pensar? Persiste en su estado de perdición. ¡No, hijos míos, no! Debes aceptar mis planes. Debes aceptar a las personas que elijo. Las Almas a las que les confío Misiones son las que te doy. No puede haber otros. Mis hijos tienen sufrió mucho, y mi hijo todavía sufre. ¿Por qué rechazarlo? Él te ha demostrado su fidelidad, su coraje, su fe. ¡No debes dejarte engañar por lo que se ha dicho! Mi hijo es puro, es verdad.

Debes saber reconocer tus errores y guardar silencio. Apelo a la conversión. Mi llamada es urgente. Es importante que todos cambien radicalmente su forma de actuar y pensar. Deja de tener dudas. ¿Por qué dudar de esta misión renacida? Es el regalo de Mi Corazón traerles la Victoria. Todos ustedes han sido humillados, rechazados, olvidados, pisoteados debido a su Fe. Te traigo la Victoria a través de esta Orden Romana de la Madre Redentor. Mis hijos trabajan duro para mi Pedro II y para mi tan esperado rey. ¿Cuándo entenderás que debes dejar que Mi Madre te guíe? No puedes decidir, tienes que aceptar y caminar junto con otros.

Hijos Míos, vuelvan a ser pequeños y humildes niños pequeños otra vez Soy el santo niño Jesús. Quiero que siempre te quedes pequeño, siempre pequeño. Te amo, no lo olvides Espero de cada uno de ustedes un acto de fe, un acto de rendición. Atrévete a estar disponible, sal de tus miedos. Mi madre redentora es solo amor y bondad. Ella es la mejor de las madres.

Os quiero.

Después de estas palabras, el Santo Niño Jesús le confió un secreto a Catalina, lo bendijo, luego comenzó a crecer y a convertirse en un hombre. Se lleva un Trono Dorado de los Ángeles y Nuestro Señor fue a sentarse allí. Los 12 angelitos arrojaron brillo sobre el paso de Jesús. Era guapo, majestuoso. Lo vimos resplandeciente.

El rayo, que había salido del Corazón de Jesús y que había penetrado en el corazón de Catalina, se ha desvanecido. Otro rayo se formó desde el Corazón de Nuestra Señora y tocó el Corazón de Isidro. Cuando el rayo lo golpeó, una luz azul lo invadió. Estas ropas han cambiado. Y le pusieron una capa dorada sobre los hombros. Uno de los 12 Ángeles le trajo una espada y otro le dio un escudo.

Nuestra Senora levantó la mano e Isidro firmó.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Hijo mío, te saludo. Gracias por tu lealtad y dedicación.

A través de ti, saludo a mi Pedro II, el romano.

Saludo a mi hijo, el superior general de la orden de la madre redentora.

Saludo a mis hijos obispos y a todos mis consagrados.

Saludo a todos mis hijos.

Mis queridos hijos, gracias por sus oraciones y sus canciones. El amor que tienes por mí es genial. Debes continuar ofreciendo oraciones por la Santa Iglesia, por Mi Pedro II, por Mi Rey.

Mes Petits de la Terre, alrededor de My Stone II ha comenzado a formar un círculo, pero este es demasiado pequeño, demasiado pequeño. ¿Dónde están mis pequeños? Donde estas ¿De qué tienes miedo? ¡Mi Peter II será aclamado por la Gente, y no en un cónclave como se hace actualmente! En el pasado, fue el pueblo quien reclamó el nombre de los papas. Para Mi Pedro II, será así. Pero, hijos Míos, todavía son muy pocos, todavía muy pocos. El tiempo apremia, el tiempo se aceleró. Tengo que salvar a todos mis hijos. No quiero perder ninguno, sí, ninguno. Todos ustedes son queridos para mis ojos. Mi Papa está esperando tu apoyo, está esperando que los fieles de la Iglesia se levanten y se apeguen a la Misión. Mis hijos, la orden romana de la Madre Redentor es la orden que les he dado como referencia. Síguelo, únete con él. Durante mi última venida, te dije que rezaras mucho, porque quería que tu corazón estuviera listo para escuchar estas palabras que te estoy diciendo hoy. La Orden Romana de la Madre Redentor es la que traerá la Victoria a Mi Pedro II. Esta Orden se levantó y se dirigió a la Victoria. Conduce a Pedro II y al Gran Monarca hacia su destino. El camino se abre. ¿Estarás ahí? ¿Te gustaría formar parte de esta gran asamblea de romanistas? Algunos de mis hijos ya han dado el paso. Están asociados con mi superior general. Entienden la importancia de esta Orden y obedecemos mi Llamada.

Estoy relanzando esta llamada nuevamente. Debes unirte a esta Orden. Los romanistas cantarán el Nombre de Mi Pedro II en el momento elegido por Dios. Pero deben ser numerosos, muy numerosos, muy, muy numerosos. Aún no eres suficiente. El número de romanistas es demasiado pequeño. Debes decidir por Mi Santo Triunfo, por la Victoria del bien sobre el mal.

Has ingresado los tiempos predichos. Todo esto tenía que suceder. Así como se logrará la Aclamación de Mi Pedro II y Mi Gran Monarca. Decídase, es hora de actuar.

Nuestra Señora miró a Isidro, ella le pidió que se levantara. Este último siempre estaba envuelto en luz azul. Fue a tomar un lirio que estaba frente a la estatua de Nuestra Señora, en el oratorio, luego se lo mostró a Nuestra Señora, como ella le había pedido. Isidro se arrodilla de nuevo. Nuestra Señora se acercó y besó el Lys. Ella le pidió a Isidro que se quedara con este lirio hasta que conoció al Monarca.

Nuestra Señora habló de nuevo.

Mis hijos, mis queridos pequeños, mi padre ha dado un mensaje muy importante a través del Superior general de la orden romana de la Madre Redentor. Tienes que tenerlo en cuenta.

Dios escogió esta alma para dirigir el Barco de la Orden Romana de la Madre Redentor, en la cual están Mis Elegidos. Es un profeta de los últimos tiempos. La misión que tiene que cumplir es muy buena. Siempre ha apoyado la Misión de Mi Pedro II, y no ha fallado en Su Cargo. Yo soy quien lo guió y todavía soy quien lo guía hoy. Las almas a su alrededor lo apoyan y lo defienden. Demasiadas personas querían difamarlo y desacreditarlo, y My Heart está triste por las preguntas al respecto. Es obediente y solo hace lo que le pido. Él sufre por Mi Pedro II. Recuerda lo que te dije antes. La Superiora general de la Orden romana de la Madre Redentor tiene una misión muy grande que cumplir. Debes unirte con él. Te ayudará mucho en el futuro. El Padre lo eligió para ayudarlo a superar las pruebas de los últimos tiempos. No lo rechaces, no me rechaces a través de él. Él es obediente y su corazón está lleno de amor, el amor de Dios. He puesto en su corazón muchos proyectos para La Santa Iglesia, para mis Comunidades, para la Misión. Apoye la orden que le he confiado. Es esta Orden la que conducirá a la tan esperada Victoria.

Cuando Nuestra Señora pronunció la palabra Victoria, en Su Corazón vimos una Capilla Muy Hermosa. Ella nos dijo que era la Capilla del Superior General de la Orden Romana de la Madre Redentor. Había muchas flores en la capilla. Mucha gente estaba allí. Cantaron y oraron. Nuestra Señora sonrió cuando lo vio. Y vimos lágrimas caer por su rostro. Fue entonces cuando una lluvia de pétalos de rosa cayó sobre la Capilla, y luces de todos los colores, que salían del Corazón de Notre Dame, envolvieron la Capilla. Entre estas almas había un cardenal, obispos y sacerdotes.

Nuestra Senora continuó: Pronto, muy pronto, en esta Capilla, un Gran Milagro, se dará una gran señal. Muchos de ustedes vendrán a ver este Milagro. Nadie puede negar la Verdad de la Misión que le he confiado a Mi Hijo. Verás y te llenarás de alegría. Mis queridos hijos, los llamé Te elegí a ti Mantente fiel y verás los Milagros de Dios. Únete a mi orden mariana, no lo dudes.

Pronto Mis Pequeños, pronto, las almas de esta Orden, elegidas por Mi Corazón, irán al Vaticano y se encontrarán con el Cardenal (In pectore) que apoya la Misión. Le enviarán un archivo sobre la Misión. También entregarán la Solicitud para la Proclamación del Último Dogma Mariano, así como todas las firmas que se han entregado.

Hoy, hijos Míos, les pido que se movilicen para que el mayor número de firmas se entregue a la Orden Romana de La Madre Redentor. Esto es muy importante Si dices que amas a Jesús, ama Mi Corazón, debes apoyar la Proclamación de este Dogma, porque es Mi Santa Solicitud.

¿No quieres mi victoria? ¿No quieres probar las frutas que has merecido por tus sufrimientos? ¿De qué tienes miedo? Deja que la alegría llene tus corazones. Quiero corazones llenos de alegría. Ya no quiero corazones reacios; es tiempo de reunión. ¿Dónde están mis fieles, mis devotos? Sal, muéstrate contribuyendo. Que todos los que se fueron regresen. Los espero con los brazos abiertos. La misión se reanuda.

Aproveche este tiempo que le ha dado tiempo para reflexionar, hágase las preguntas correctas. Tienes que tomar las decisiones correctas.

Mis hijos, los espero en mi capilla. Ora y ofrece esta Orden que construí gracias a ti, a tus sufrimientos. Los frutos son dados. Ven y pruébalo.

Hijos Míos, ahora San Pedro Apóstol y San Luis se dirigen a ustedes.

Te amo y te bendigo

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

Vimos a San Pedro y San Luis Roi de France acercándose a nosotros. San Pedro se coloca a la derecha de Nuestra Senora, y San Luis a su izquierda. San Pedro sostuvo las 2 llaves. También sostuvo un marco muy hermoso en el que hay una foto muy hermosa de Pedro II. San Luis sostenía una Lily muy blanca, y también un marco idéntico al de San Pedro. En este marco, estaba la foto de un apuesto joven. Entendimos que era el Rey de Francia que muchas almas esperan.

Un rayo de luz llegó al corazón de Pedro. Este vino de San Pedro.

Pedro se firmó a sí mismo: en nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

San Pedro :

Mi hijo, mi pequeño Pedro, te saludo. Te dije que volvería y verías la cara de Mi Sucesor, el elegido por Dios.

Quiero hablarte ahora, Peter II. Te saludo Vengo hoy para traerte palabras de aliento. Vi tus lágrimas, tus sufrimientos. Sentí todo en mi corazón. Siempre he estado contigo No te abandoné, incluso cuando los demás se fueron. Me quedé contigo y te acompañé en el camino lleno de dolor. Mi Hijo, Mi Amado, la Iglesia te necesita. Verás, la Curia romana está dividida. El modernismo devora un poco más cada día, Mis hijos. Muchos están perdidos Muchos todavía se dejan alistar en palabras hermosas, mientras la desacralización está en marcha. Hijo mío, todas mis personas consagradas deben estar unidas y trabajar juntas. Yo tengo Necesito cada uno de ellos. Todos tendrán una misión que cumplir. Todos deben mantenerse fuertes y perseverar.

Hijo mío, adelante confiado. Me quedo a tu lado Mucha gente cree. Muchos se unirán a la orden romana de la Madre Redentor. Todo, sin excepción.

Te bendigo, Mi Pedro II, Mi Piedra Angular.

En el nombre del Padre y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

San Pedro colocó en el corazón de Pedro el Romano las dos llaves que tenía. El rayo que unía a San Pedro con Pedro ha desaparecido. San Luis luego mira a la pequeña María. Él le sonríe y ella está asombrada.

Es entonces cuando un lirio blanco abandona el corazón de Saint Louis y toca el corazón de María. Su corazón está lleno de luz.

San Luis: Mi pequeña María, mi dulce pequeña María. Qué lindo verte en oración. Gracias por las flores que colocaste cerca de mi estatua hoy. Me gusta tu inocencia Mantente pequeño, siempre mantente alegre.

Te traje un regalo. Te traje una flor. Esta flor representa al rey de Francia. Al igual que tú, él es puro e inocente. Él tiene el corazón de un niño. Mi rey es blanco y puro. Conoce a mis hijos, que el Gran Monarca tiene una gran misión. Debe salvar a Francia, que ha sido seducida por Satanás. De ahora en adelante, depende de Mi Hijo Elegido, Mi Monarca, salvarla. Tienes que apoyarlo en su misión.

En el pasado, también lo dije. La Misión de Pierre II y también la de Du Roi de France son inseparables. Ore por Pedro II y el Gran Monarca. El enemigo quiere su pérdida. Ora, reza por ellos.

Para aquellos que no lo saben, sepan que la Orden Romana de la Madre Redentor también ayudará al Gran Monarca. Muchas sorpresas te esperan. Continúa orando. Continúa ofreciendo tus sacrificios por el éxito de la Misión. Es muy importante.

Mi pequeña María, ahora debo volver al cielo. Deposito en tu corazón el lirio que tengo. Él representa al rey. Mi rey, el Gran Monarca es el lirio más hermoso de toda la realeza francesa.

Hasta pronto Maria. Los bendigo: en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

San Luis depositó en el corazón de Maria le Lys lo que tenía en la mano. La luz que envolvió a María se ha desvanecido.

Nuestra Senora: Mis queridos pequeños, esperamos que nuestra llegada los haya consolado.

Queremos tu bien, tu salvación. Responda las llamadas que le hicimos.

Mis queridos hijos, arrodíllense, mi hijo Jesús les da su bendición.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

Los amamos niños, nos vemos muy pronto.

Después de saludarnos, la Procesión Celestial se reanudó. Los 12 angelitos se fueron primero. Luego siguió la innumerable multitud de santos, con San Luis y San Pedro. Nuestra Señora Ella también siguió a los santos. Nuestro Señor antes de seguir la Procesión nos miró. Abrió las manos y vimos un angelito. El nos saludó. Se llamaba Saint Amour Dei, nos dijo. Entonces Nuestro Señor se unió a la Procesión. San Miguel y su ejército cerraron la procesión. Todos se fueron. Entonces todo desapareció.